En Busca del Cheat Meal Perfecto

Reseña Hágale Pues

restaurante colombiano madrid cheat meal
dibujo hamburguesa gigante

HÁGALE PUES

¿Te Apetece Comida Colombiana?

No te enrolles, ¡abrevia colega!

 Si me preguntasen sobre qué tipo de restaurantes prefiero pisar, no dudaría en afirmar que las hamburgueserías son mi pasión. No obstante, me considero un amante bandido general de la comida y, como tal, me gusta probar cosas nuevas. En los últimos años he ido visitando diferentes locales de gastronomía internacional en los que he podido degustar platos de otras culturas. Esta vez le tocaba el turno a la comida sudamericana y, en base a las recomendaciones de San Google, me topé con este restaurante colombiano leganense: Hágale Pues.

entrada del restaurante colombiano hagale pues

 El establecimiento, en líneas generales, exhibe una mayor apariencia de bar que de restaurante, título el cual se otorgan en su blog. Por lo tanto, ojo si no te gusta demasiado el ambiente de bar, ya que puede que te dé una sensación poco acogedora. En sus entrañas predomina la decoración colombiana, principalmente en forma de mural gigante, lo cual aporta bastante personalidad al local.

decoracion restaurante colombiano
Pura personalidad

 Aunque el espacio es reducido, las mesas están bien distribuidas, por lo que la comodidad a la hora de comer está asegurada, al menos en las horas de menor afluencia. Por otra parte, y desconozco si esto es la norma general, en mi visita los baños estaban bastante descuidados, una asignatura pendiente para más de un bar/restaurante.

Mesa del restaurante
Las mesas combinan el estilo de bar con el que puede verse en más de un restaurante de mayor categoría

 En la carta encontramos una variedad de recetas, entre las que destacan los platos a la carta y las raciones (“Para picar”). Todo ello de corte típico colombiano: bandeja paisa, tamales, patacón, arepas, etc. Cabe destacar la curiosa selección de bebidas. Más allá de los clásicos refrescos, se nos ofrece variedades de manzana y de uva, entre otras. Se suman, además, los jugos tropicales, a elegir su preparación en agua o en leche. Entre diario existe la posibilidad de disfrutar de un menú al asequible precio de 8€ (según su blog). A modo de observación, la carta recuerda a esos clásicos exámenes en los que los continuos errores asociados a la falta de estudio llevan al abuso de Tipp-Ex, lo cual la quita brillo y genera cierta sensación de desconfianza en cuanto al establecimiento de los precios.

Carta restaurante
Carta

 Guiados bajo la tutela del camarero, pedimos para picar una empanada de ternera y una arepa de carne desmechada. La primera, acompañada de una salsa bastante picante (cuidado para los paladares sensibles), es sencilla tanto en presentación como en sabor. La arepa, por su parte, suscita un mayor interés. Está rica cuanto menos, pero no logra destacar si eres una persona con más de una arepa a tus espaldas. Ambas raciones justifican su precio con la cantidad. Para compartir es probable que una única ración sea insuficiente.

Empanada rellena restaurante colombiano hagale pues
Empanada de ternera
Arepa restaurante colombiano hagale pues
Arepa con carne desmechada. Nos cobraron 7 euros por ella, no 6 como pone en la carta

 Siguiendo en todo momento las recomendaciones del simpático camarero, mi acompañante y yo pedimos para compartir dos platos principales. En primer lugar, uno de los más típicos de la cocina colombiana: la bandeja paisa. Para ampliar la experiencia gastronómica: los tamales vallunos. La bandeja paisa se presenta en un plato bien equilibrado en cuanto a ingredientes, todos ellos en buena cantidad. Con una base de arroz blanco y frijoles poco sabrosa, el plátano frito, el chorizo y, sobre todo, el chicharrón (similar a un torrezno) hacen de este plato una experiencia culinaria interesante, pero no destacable. El huevo y el aguacate aportan un pequeño extra que no termina de llevar la receta al estrellato.

Bandeja paisa restaurante colombiano hagale pues
Bandeja paisa

¿Sabías que los probióticos y las enzimas cuidan el aparato digestivo?

Tal y como explico en este post, mejoran las digestiones tras comidas copiosas
Yo, personalmente, utilizo estos probióticos y estas enzimas en los retos, ya que me facilitan la digestión y me disminuyen la pesadez, la hinchazón, el dolor de tripa...
Te los recomiendo encarecidamente si tienes pensado hacer una comilona
Si tienes dudas acerca de si puedes tomarlos, contacta conmigo
probioticos y enzimas para cuidar el digestivo en un reto de comida
Si tienes dudas acerca de si puedes tomarlos, contacta conmigo

 En el otro extremo de la mesa, los tamales vallunos se exhiben en una magnífica presentación sobre una cama de hojas de plátano, rodeados, a modo de paréntesis, por dos mitades de arepa. Aunque el envoltorio es digno de mencionar, los tamales como tal se muestran como una amalgama menos aparente y suculenta. La masa de maíz cumple, a pesar de que termina haciéndose pesada. La carne y el resto de alimentos se integran en dicha masa para dar lugar a un conjunto de buen sabor, sin exageraciones.

Tamales vallunos restaurante colombiano hagale pues
Tamales vallunos

 De bebida pedimos agua (gratuita) y probamos el jugo de mora preparado en leche, servido en una jarra grande con hielo. Se distingue el sabor de la mora sin llegar a empachar ni ser empalagoso. La leche aporta una cremosidad y dulzor añadidos que hacen de este jugo una mejor opción como postre que como bebida para acompañar los platos principales. Sin duda, este es uno de los puntos más fuertes de la carta, que recomendaría probar sin excepción. Una pena no haber degustado otros jugos.

jugo de mora
Jugo de mora preparado en leche

 Ausentes en la carta, preguntamos por los postres más típicos. Entre ellos nos decantamos por la mazamorra, basada en maíz cocido, leche y panela. Se presenta en un tazón con más leche que maíz y, separada, la panela, por si tu umbral de dulzor te permite disfrutar del postre sin añadir el “azucarazo”. Si no es el caso, la receta es más bien insípida y poco disfrutable. Al añadir la panela se consigue sacar todo el provecho. No empalaga y el sabor que resulta de la mezcla es suave y curioso. Por el bajo precio que supone (2€) merece la pena probarlo.

mazamorra restaurante colombiano hagale pues
Mazamorra

 En líneas generales, la relación cantidad-precio no está mal, especialmente en el caso de los platos principales. Fuera del menú, los precios no son elevados, excepto para los platos más exigentes. Esta carta no va a poner a prueba la capacidad del buche de los más comilones, aunque la presencia constante del arroz en casi todas las recetas permite salir del bar-restaurante semi-lleno. Sin embargo, para los estómagos más prudentes y pequeños, la cantidad de comida que se sirve en Hágale Pues es más que suficiente. Por su parte, la calidad gastronómica cumple sin llegar a destacar en prácticamente ningún momento.

 El camarero que nos atendió fue bastante majo, y no dudó en recomendarnos y explicarnos los platos más típicos de su país. El alto volumen de la televisión y la forma de hablar del chico nos impedían entenderle bien, pero no fueron obstáculos en la elección de la comida. En cualquier caso, la atención es buena, aunque se echa falta, tal vez, algo más de implicación a la hora de aconsejar sobre la carta. La rapidez del servicio fue más que adecuada, aunque es complicado valorar este aspecto basándose en una velada en la que prácticamente éramos los únicos clientes.

 El establecimiento se sitúa en las afueras de Madrid, en un barrio del municipio sureño de Leganés. Aquí todavía no han llegado las fauces de la zona azul, y aparcar no tiene por qué ser una tarea para el más suertudo de los conductores. Desconozco la afluencia que puede llegar a tener el local, pero siempre es recomendable reservar previamente.

 Hágale Pues es un bar-restaurante que puede cumplir las expectativas en una persona virgen en la gastronomía latina, pero si eres de los que en tu historia digestiva  ya se incluyen diferentes arepas, patacones y otros platos del continente situado al otro lado del gran charco, probablemente este lugar no te deje un recuerdo imborrable. Aun así, la visita es merecida si buscas un tapeo distinto o iniciarte en la gastrocultura colombiana a un precio moderado. E importante, ¡no dejes de probar los jugos!

Hágale Pues es un restaurante/bar colombiano que presenta los platos más típicos de la región. La calidad de sus recetas es modesta: cumple, pero no destaca. Los jugos (similares a un batido) sí que merecen completamente la pena ser probados. Por lo general los precios están justificados teniendo en cuenta también la cantidad de comida servida. Si buscas un tapeo internacional o iniciarte en esta gastrocultura a precio moderado, Hágale Pues puede ser una interesante opción.

Dirección: Avenida de Carmen Martín Gaite 10, Leganés (Madrid)

Redes socialesWebFacebook

¿Qué te ha parecido este post?

¡Tu valoración me ayuda mucho a crecer!

3
0

Puedes comentar lo que quieras más abajo

¡Comparte si te ha gustado!

avatar personalizado de nutricion y salud a lo bestia
Raúl Tizón
Fundador de Nutrición a lo Bestia

 Soy graduado en Farmacia con un Máster en Investigación de Enfermedades Infecciosas. Un friki apasionado de la nutrición y el deporte al que le encanta comer bien y disfrutar de los caprichos que da la vida sin olvidar la salud.

«El veneno está en la dosis»

Mira estas reseñas, ¡qué pinta!

¿Quieres ver todas las reseñas?
¿Quieres ver mis retos de comida?

Los últimos serán los primeros…

¡Suscríbete y acaba con este dicho!

  • Sé el primero en enterarte de las novedades de Nutrición a lo Bestia
  • Recibe consejos gratuitos orientados a los retos de comida, la nutrición y el deporte
suscribirse a nutricion a lo bestia

Comentarios

avatar
1000
  ¿Quieres enterarte de todo lo que se comenta en este post?  
Notificar