El Periplo de los Desafíos

Reto Hamburguesa My Way

reto en Sevilla my way

GULA INSACIABLE

Reto Hamburguesa My Way

Déjate de rollos, ¿es chungo el reto?

 Quedaba un mes para demostrar mi inglés de barrio en el First. Llevaba tiempo preparándomelo, así que no tenía intención de pasarme las últimas semanas encerrado en una cueva estudiando false friends y oliendo a vinagre. Me gustó más la idea que me propuso mi chica de irnos de vacaciones a Andalucía. Caí en la cuenta, además, de que el vertedero estomacal que poseo podría ayudarnos a ahorrar unas pelas, por lo que raudo busqué un reto en Sevilla.

 No tardé en localizar el restaurante My Way, bastión y enclave principal de los retos de comida en la capital andaluza. Su oferta de desafíos era amplia, pero una de las opciones me hizo humedecer los calzoncillos mucho más que el resto. Un torreón hamburguesero de cuatro pisos divididos por donuts, acompañado de unas patatas y un batido. «¡Donuts! ¡Batido!», mi cabeza estaba a punto de explotar.

my way reto en sevilla
2,5kg de pura pornografía gastronómica

 No era la primera vez que consideraba la posibilidad de hacer una de estas hazañas mientras viajaba, pero nunca había visto una manera efectiva de organizarlo. Sin embargo, en esta ocasión todo podría marchar sobre ruedas.

Tocaría primero hacer hambre y prepararme...

 Partiríamos un lunes, y justo el fin de semana previo participaría en las dos Spartan Race de Madrid. Sería el momento perfecto para sacar el fuá de mi interior y fundir calorías entre barro, sangre y sudor. De esta manera, obligaría al cuerpo a pedir gasolina, tal y como hice en la Farinato Race antes del bufé con el que entrené para el reto del bocadillo gigante de La Casa Tomada.

spartan race madrid
Solo quería dos rayas negras en la cara, pero una cosa llevo a la otra y.… vamos, que la lié parda

 El domingo, cuando llegase de la carrera, mi familia estaría esperándome en casa para celebrar el día de la madre. Aprovecharía la comilona que suelen suponer este tipo de reuniones para prepararme para el reto en Sevilla.

 «Vaya… ¿y si no hay suficiente comida?», reflexioné al recordar que hasta mi abuela evita invitarme a comer por miedo a que la deje sin víveres.

 Si quería llegar al aforo máximo de comida de mi buche, tal vez sería necesario prepararme un bol masivo de ensalada.

preparacion reto de comida
Patatas peleonas, chuletas, mejillones, pisto… fueron un buen entrante antes de esta ensaladota

 Al día siguiente tocaría recorrer unos cuantos kilómetros sobre el asfalto para ir al sur. Personalmente, los viajes me dan una gusa monumental, por lo que reservar el reto en Sevilla justo para cuando llegase sería idóneo.

 En general, el plan me pareció tan bueno que no me lo pensé y lo puse en marcha.

Me convertí en depredador...

 Allí me encontraba, sentado frente a los dos kilos y medio de comida que habían forjado en el My Way.

 Poco antes de plantar mis peludos glúteos en la silla, comencé a tener unos pequeños nervios que se propusieron cerrarme el estómago. Pero la combinación de dos carreras espartanas con un viaje de cinco horas en coche suponía una barrera difícil de superar en términos de apetito. Hablando como una persona normal, tenía más hambre que Viggo Mortensen en The Road.

hamburguesa gigante my way reto en sevilla
La hamburguesa no sabía lo que se le venía encima…

 Deseoso de arrasar con todo lo que tenía delante, puse en marcha el crono y activé el modo depredador. Emprendí la marcha agarrando el primer nivel de la grasienta torre, devorándolo entre pequeños gemidos de placer.

hamburguesa my way sevilla
Siempre he sido muy fotogénico

 Con calma, pero con firmeza, continué triturando el siguiente piso. No era yo. No era una hamburguesa. Era un león hambriento destripando una gacela en mitad de la sabana africana.

reto hamburguesa gigante en sevilla
La presa se desangra sobre las papas

 ―Quillo, cuidado con las patatas, que engañan y son bastantes ―decía el audio que unas horas antes me había enviado al móvil el youtuber IvanFood Challenge, el héroe andaluz exterminador de retos de comida.

 Guiado por su consejo, le di un respiro a la hamburguesa para engullir unas cuantas patachuelas. Decidí rociarlas de kétchup para intensificar el gozo, gracias a lo cual descubrí que también era una forma de facilitar la deglución.

reto hamburguesa gigante
Ouga bouga! Yo estar hambriento

¿Tienes un evento en el que vayas a comer mucho?

Las comidas copiosas provocan normalmente digestiones pesadas
Yo utilizo estos probióticos y estas enzimas en los retos de comida, ya que me facilitan la digestión y me disminuyen la pesadez, la hinchazón, el dolor de tripa...
Te los recomiendo encarecidamente si tienes pensado hacer una comilona
Si tienes dudas acerca de si puedes tomarlos, contacta conmigo
probioticos y enzimas para cuidar el digestivo en un reto de comida
Si tienes dudas acerca de si puedes tomarlos, contacta conmigo

Ni siquiera el calor sureño me detuvo...

 Pasados los primeros instantes de rabia felina, el hambre se desvaneció poco a poco. En ese momento iniciamos mi pareja y yo una amena charla con José, el dueño del local. No obstante, ninguna distracción evitaría que acabase mi primer reto en Sevilla, por lo que di caza al tercer nivel del torreón y proseguí mi campaña contra las patatas.

reto my way
Menudo cachondeo… ¡céntrate! ¡Que estás haciendo un reto en Sevilla!

 Aunque ya estaba saturado del sabor de la carne, todavía me notaba con fuerzas para mucho más. Era otro el problema que surgió y que fue en aumento: el calorazo. El aire acondicionado funcionaba a todo trapo y conseguía mantener a raya los 35ºC que asolaban la ciudad. Sin embargo, yo dejé de notar esa especie de velo protector, y las gotas de sudor pronto brotaron de cada uno de los poros de mi piel.

 Pero no tenía intención de dejar presa viva sobre la mesa, así que mantuve el ritmo y fui a por el último piso de carnaza.

reto hamburguesa gigante
Cuando te hartas de un sabor, ya solo queda la entereza psicológica y seguir comiendo como un gorrino

 Antes de demoler por completo la fortificación hamburguesera, preferí terminar de aniquilar las papas que quedaban con vida. Tenía pensado un destino mucho más goloso para ese último inocente e indefenso donut.

my way reto en sevilla
Definitivamente, el kétchup fue un gran aliado para pasar las patatas finales

La presa sucumbió, así como mis analíticas sanguíneas...

 Puede que aquel dulce redondel fuese la desembocadura de toda la grasa que habían ido sudando el resto de componentes de la hamburguesa. Desde luego, no pensé en eso cuando lo mezclé con la nata del batido y me lo zampé. He de admitir que me supo riquísimo.

reto hamburguesa donut
En este punto las papilas gustativas ya ni sienten ni padecen

 El tramo salado de mi reto en Sevilla había llegado a su fin. La siguiente víctima era el medio litro de batido. Esto es lo mejor de este desafío, que no solo consigue taponar tus arterias con marañas de colesterol, sino que también las recubre con azúcar puro. El tándem perfecto, sobre todo para lograr un infarto de calidad.

 Acostumbrado a tomar un postre cuando finalizo los retos, psicológicamente sabía que esa deliciosa jarra iba a entrar con suma facilidad. Primero me deleité con la nata para, posteriormente, beberme el resto del vaso.

my way reto en sevilla
¿Alguna metformina en la sala?

 Tal y como imaginé, el batido desapareció en cuestión de segundos. Tenía una hora como límite, y había acabado el reto en 19’ 28”. Me costó creerlo cuando paré el cronómetro y vi cuánto había tardado.

reto my way en sevilla
¡Octava victoria con este espectacular reto en Sevilla!

 Me sentía pletórico. Normalmente suelo hacer tiempos de entre 20 y 30 minutos y, de hecho, fue un suplicio intentar engullir el bocadillo gigante de hacía un par de semanas en menos de veinte.

La fiesta continuó...

 ―Ahora tienes que permanecer 5 minutos sentado para que te demos el reto por válido ―me recordó José. 

 Esta regla pretende penalizar a aquellos que llegan a su límite y rápido corren al baño para devolver hasta el último gramo de bacon. Yo, por el contrario, decidí invertir ese pequeño lapso de tiempo en compartir tranquilamente un entrante y otra hamburguesa con mi pareja.

comiendo despues del reto del my way
Sinceramente, no sé qué fusible se me había fundido en la cabeza

  «¿Qué estás haciendo?», me dijo mi conciencia mientras arrebañaba las patatas que mi chica no quería.

 Un chispazo de cordura me hizo despertar de ese trance depredador en el que, por más que comía, no me saciaba. Pero fue eso, un “chispazo”, ya que un instante después estaba pidiendo una tarta de queso.

postre tras reto hamburguesa gigante
No me explico cómo llegó la puerta mágica de Doraemon a mi estómago

 ―¿Han pasado ya los 5 minutos? ―le pregunté a José.

 ―Cabrón, ¡si ni siquiera has parado de comer! ―me replicó sorprendido.

 No era el único que estaba alucinando con el abusivo espectáculo que estaba teniendo lugar en el My Way. Supongo que, como en todo, hay días y días, y yo, en ese en concreto, estaba más a tope que Pocholo de fiesta en Ibiza.

reto en sevilla my way
Ojalá hubiese despertado mi león interno en el reto de la hamburguesa gigante Cook…

 La realidad cayó sobre mí como un plomo nada más salir del restaurante. Bajo el sol abrasador, la digestión prometía ser tanto o más épica que la ingesta masiva que había hecho. No pude más que beber agua durante las 24 horas posteriores, pero unos buenos paseos turísticos y unas cuantas visitas al trono serían suficientes para bajar el banquete.

 ―Tío… ¿Vamos a pedir toda la carta de tapas? ―se preguntaba mi pareja más de una vez a lo largo de la semana.

 Con el estómago diabólicamente ensanchado, ya solo quedaba disfrutar del resto de vacaciones haciéndola pasar vergüenza en cada local que visitábamos.

Información sobre el reto

Actualmente no disponible (tienen otros)

RESTAURANTE   <>  My Way American Restaurant

DIRECCIÓN   <>   C/Manuel Chaves Nogales 8 (Sevilla)

REDES SOCIALES   <>   WebInstagram, Facebook

DIFICULTAD   <>     dificultad retos de comida

COMIDA   <>   una hamburguesa con 4 carnes de 285g, 5 donuts, 8 lonchas de bacon y queso y 1 huevo frito, acompañado por una ración de 500g de patatas fritas y medio litro de batido

PESO   <>   en torno a 2,5kg

LÍMITE DE TIEMPO   <>  empezó siendo de 1 hora y, posteriormente, el del récord, que quedó en 8 minutos

REGLAS ESPECIALES   <>  hay que permanecer sentado mientras se hace el reto y durante 5 minutos tras terminarlo

PRECIO   <>   29,95 euros

PREMIO   <>   hamburguesa, patatas y batido del reto gratis, camiseta y foto en el muro de la fama

¿Qué te ha parecido este post?

¡Tu valoración me ayuda mucho a crecer!

3
0

Puedes comentar lo que quieras más abajo

¡Comparte si te ha gustado!

avatar personalizado de nutricion y salud a lo bestia
Raúl Tizón
Fundador de Nutrición a lo Bestia

 Soy graduado en Farmacia con un Máster en Investigación de Enfermedades Infecciosas. Un friki apasionado de la nutrición y el deporte al que le encanta comer bien y disfrutar de los caprichos que da la vida sin olvidar la salud.

«El veneno está en la dosis»

¿Quieres ver todos mis retos?
¿Quieres saber cómo lo hago?

Los últimos serán los primeros…

¡Suscríbete y acaba con este dicho!

  • Sé el primero en enterarte de las novedades de Nutrición a lo Bestia
  • Recibe consejos gratuitos orientados a los retos de comida, la nutrición y el deporte
suscribirse a nutricion a lo bestia

Comentarios

avatar
1000
  ¿Quieres enterarte de todo lo que se comenta en este post?  
Notificar