El Periplo de los Desafíos

Reto La Hamburguesa Gigante del Capitán Cook

reto hamburguesa gigante capitán cook

DEVORAR O SER DEVORADO

La Hamburguesa Gigante del Capitán Cook

Déjate de rollos, ¿es chungo el reto?

 11 de la mañana de un sábado 16 de marzo. Despierto de mi descanso nocturno para remolonear un poco en la cama antes de levantarme. «Qué chungo esto de madrugar tanto», pienso mientras me lavo la cara en un fallido intento de dejar de parecer un zombi. Me pongo ropa deportiva, cojo una toalla y una botella de agua y me dirijo al gimnasio. La sesión de hoy va a tener que ser muy hardcore. ¿El motivo? Un reto de hamburguesa gigante, y uno de los que asustan.

entrenando cuerda para spartan race
Por mucho que suba la cuerda, nunca voy a llegar tan alto como el nivel de postureo de esta foto

 ―Ha llegado el día de superarme ―le comento con determinación a mi pareja al terminar el entrenamiento.

 Pareciera como si fuese a romper algún récord personal o a encarar un miedo que lleve arrastrando desde niño. Pero el desafío de esta noche es algo mucho más épico y memorable. El reto Cook. Una mole de cerca de dos kilos y medio que supone lo más monstruoso que he tratado de engullir hasta ahora.

reto hamburguesa gigante cook
Get ready for the next battle

 Llevaba ya unas 15 horas de ayuno. La noche anterior me había metido una cena, digamos “ligerita”, a modo de preparación. Compré cuatro bolsas de esas de verduras asadas que venden en el supermercado, las cuales complementé con unos filetes de merluza, una tortilla y fruta. En total casi 4kg de comida.

preparacion reto de comida
La tortilla se tostó más que un guiri en Torrevieja

 El irresistible sabor de la tortilla carbonizada pudo con mi entereza psicológica. En otras palabras, se me quitaron las ganas de comer, lo que provocó que la fuente de verduras se me hiciera tarea imposible. Fue lamentable, aunque pude acabar con las demás cosas.

preparacion reto de comida
Fracaso absoluto

 ―Uf, pues estoy nerviosillo ―le digo a mi chica mientras conduzco en dirección al Capitán Cook Tavern.

 Había estado anunciando en redes, junto con el restaurante, la batalla que iba a librar. La posibilidad de que me diera un “apechusque” a la patata en vivo parecía que había captado la atención de las personas, causándome por ello un tembleque emocional.

 Ya en Coslada, aparco el coche, no sin antes hacer un tour por la ciudad buscando un sitio. Camino pensando en la estrategia que voy a seguir. He visto algún vídeo acerca de cómo ingerir una hamburguesa gigante de estas magnitudes, pero sigo dudando. ¿Aparto la tapa de pan y empiezo con lo de dentro directamente? ¿Me quito las patatas al principio? ¿Pido una palangana?

 ―¡Hola! Te estábamos esperando ―me dice Sheila, la simpática camarera, mientras organiza mi mesa―. Danos un momentito que te preparamos el reto.

antes del reto en capitan cook coslada
Mamá, voy a cumplir un sueño. Sé que querías que fuera un científico de renombre, pero… tenía demasiada hambre

 Hay cierta expectación en el ambiente. Me pongo a disponer adecuadamente el escenario junto a Sheila y mi pareja para poder retransmitir el desafío en directo desde Instagram.

 ―¿Y tú cómo te preparas, chaval? ―me pregunta un chico desde la barra.

 ―Bueno… me pego un festín unas 20-24 horas antes del reto y ayuno hasta entonces ―le respondo.

 Joder, ahora me siento hasta importante. Como si fuera a dar un espectáculo en Brooklyn. Lo intento controlar, pero los nervios van en progreso.

 ―Pasa a la cocina si quieres ―me dicen los jefes del lugar.

 «Querrán presentarme a mi rival», intuyo. Nunca he entrado a la cocina de un restaurante, así que la curiosidad me puede.

hamburguesa gigante del capitan cook coslada
«Pero esto qué es por Dios»

 «No hay sueños imposibles», repito mentalmente al ver la parca hamburguesa.

 Todo está listo, por lo que me siento en mi mesa y espero pacientemente. Rápido me percato de que hay más personas a mi alrededor dispuestas a verme tragar como un cerdo.

 ―Venga ¡ánimo! Que vas a poder con ella ―me gritan algunos mientras posan a “la bastarda” frente a mí y me hacen algunas fotos.

 Echo un ojo al móvil y veo que ya hay gente conectada en Instagram aguardando a que comience el show. Es en ese momento cuando soy consciente de que se me ha cerrado el estómago a causa de los nervios. «No hay sueños imposibles», me reitero.

inicio reto hamburguesa gigante cook
Ojito que estreno cronómetro. This is serious man

¿Tienes un evento en el que vayas a comer mucho?

Las comidas copiosas provocan normalmente digestiones pesadas
Yo utilizo estos probióticos y estas enzimas en los retos de comida, ya que me facilitan la digestión y me disminuyen la pesadez, la hinchazón, el dolor de tripa...
Te los recomiendo encarecidamente si tienes pensado hacer una comilona
Si tienes dudas acerca de si puedes tomarlos, contacta conmigo
probioticos y enzimas para cuidar el digestivo en un reto de comida
Si tienes dudas acerca de si puedes tomarlos, contacta conmigo

 ―¡3! ¡2! ¡1!… ―canto emocionado― ¡Ya!

 El crono comienza a correr y tengo una hora de tiempo para tragar esta mole. Lo primero que hago es quitar la tapa de pan, debajo de la cual encuentro una cama de huevos fritos que hace replantearme mis prioridades en esta vida.

comenzando el reto de hamburguesa gigante cook
¡¡¡Madre mía!!! ¡¡¡Qué suicidio comer tantos huevos!!! Me petan las arterias fijo

 Acabados los huevos, ejecuto una técnica maestra que aprendí viendo al Piraña. Consiste en envolver todo el bacon y el queso de la hamburguesa con el jamón york que les da soporte. El resultado es un burrito que me sabe a gloria.

haciendo el reto de hamburguesa gigante cook
Van 5 minutos y de momento todo bien, todo correcto

 Antes de acabarlo miro abajo y me doy cuenta del filetaco de carne que tengo ante mí. Es tan grande que podría jugar a la oca sobre él. «Esto sí que parece un kilo y no lo del reto del Bentley’s», reflexiono.

 Decido dividir mis mordiscos entre la carne y el burrito. Entre medias también caen algunas rodajas de tomate e, importante, de pepinillo. Aún recuerdo la mala experiencia que tuve con estos traviesillos amiguitos verdes en el reto Anauco. Prefiero ser cauto.

sigo haciendo el reto de hamburguesa gigante cook
Todavía no he tocado ni una sola patata. Estrategia pésima compañero

 La carne está empezando a hacérseme pesada. El júbilo de mis espectadores me anima a la par que incrementa mis nervios y dificulta la acción digestiva de mi estómago espartano.

 No paro de ver en vídeos cómo los comilones más cracks están continuamente dando sorbos de agua para pasar la comida, así que procedo a hacer lo mismo. O más bien a intentarlo, ya que mi torpeza me lleva incluso a sufrir un pequeño atragantamiento.

 «Menudo noob», reconozco. Si esto fuese como una partida del League of Legends, los “pros” ya estarían dejando fluir su creatividad con múltiples insultos hacia mi persona.

haciendo el reto cook de capitan tavern coslada
«Venga, que con el próximo trago consigo no ahogarme»

 Pero sigo en pie. La carne ya ha caído y tengo que dirigir mis ataques hacia la planta baja de esta hamburguesa gigante. Una piscina de mayonesa con lechuga, cebolla y los restos de tomate y pepinillos.

a medias del reto de hamburguesa gigante cook
Mi objetivo: hacerme el reto en menos de 30 minutos

 ―Raúl, acaba de entrar tu abuela a verte en el directo de Instagram ―me informa mi chica―. Dice que estás loco.

 ―¡Joder! ¿Me estás viendo, abuela? ¡Debes estar flipando! ―balbuceo entre risas nerviosas que me hacen parecer un borracho en su peor momento de la noche.

 Continúo perforando la interminable hamburguesa con mis incisivos. Cada vez cuesta más tragar, aunque tampoco lo estoy pasando demasiado mal. Creo que es el momento de darle caña a las patatas si no quiero que se me atraviesen.

intermedio del reto cook
De repente el tiempo pasa más rápido que cuando jugaba al World of Warcraft

 ―¡Hazte un bocata con lo que te queda! ―me aconseja un hombre desde un lado del restaurante.

 Un consejo tremendo, en serio. Pero 2kg de comida encima y un estómago rebelde por el miedo escénico hacen que los bocatas de verdura y mayonesa ya no los veas tan sexis y apetecibles.

 ―Oye tío, acuérdate de la tapa de pan, que no te la has acabado ―me avisa mi acompañante.

 Ciertamente, se me había olvidado, por lo que rápidamente agarro el trozo de hogaza y lo fulmino. Ya queda poco.

terminando el reto de hamburguesa gigante del capitan cook tavern
«No hay sueños imposibles»

 «Últimos bocados y habré logrado decepcionar totalmente a mi abuela», me digo a mí mismo.

 Mi esófago lleva ya un rato en huelga, lo que hace que el alimento ya cueste bastante tragarlo. Sin embargo, los ánimos de la gente me motivan lo suficiente como para seguir engullendo.

terminando el reto de hamburguesa gigante del capitan cook coslada
El plato limpio, que no me quiero quedar con hambre

 ―AHHH ―exhalo con la boca abierta para mostrar que he derrotado a la hamburguesa gigante.

 Seguidamente, recibo cierta ovación y We are the champions de Queen comienza a sonar en la sala. En cuestión de segundos me siento como Iniesta cuando marcó el gol que hizo ganar a España su primer mundial de fútbol.

 Pasada la emoción, me otorgan una camiseta como premio y me hacen una foto para que se me recuerde como un héroe en el muro de la fama.

reto hamburguesa gigante cook conseguido
¡6ª victoria!

 ―¿Un flan? Nos quedan dos. ¿Te los traigo? ―me ofrece Sheila poco después de finalizar el reto.

 ―Por supuesto ―le replico―. Y un brownie.

 Efectivamente, no me iba a ir sin unos postres, ya que, como todos sabemos, siempre hay un segundo estómago para estos dulces finales. Chúpate esa Darwin.

postres en capitan cook coslada tras el reto de comida
El espectáculo ha acabado y ya puedo darle gasolina al cuerpo tranquilamente

 Hechas las despedidas con los simpáticos integrantes del Capitán Cook Tavern, ya me encuentro camino a casa mientras repaso la actuación. Esta hamburguesa gigante no ha sido un reto fácil, pero tampoco extremadamente complicado. ¿Mi mayor enemigo? Los nervios por ser el centro de atención, que me han arrebatado el hambre.

 Abuela, espero que me sigas queriendo.

Información sobre el reto

RESTAURANTE   <>   Capitán Cook Tavern

DIRECCIÓN   <>  Avenida del Plantío 8 (Coslada, Madrid)

REDES SOCIALES   <>   Facebook, Instagram

DIFICULTAD   <>     dificultad retos de comida

COMIDA   <>   una hamburguesa gigante de 1kg de carne de buey + extras (huevo, bacon, queso, jamón york, cebolla crujiente, mayonesa, pepinillo, tomate y lechuga), con su ración de patatas

PESO   <>   2,2 – 2,5kg (hamburguesa) + 250g (patatas)

LÍMITE DE TIEMPO   <>   60 minutos

PRECIO   <>   28 euros

PREMIO   <>   hamburguesa y una bebida gratis, camiseta y foto en el muro de la fama

¿Qué te ha parecido este post?

¡Tu valoración me ayuda mucho a crecer!

4
0

Puedes comentar lo que quieras más abajo

¡Comparte si te ha gustado!

avatar personalizado de nutricion y salud a lo bestia
Raúl Tizón
Fundador de Nutrición a lo Bestia

 Soy graduado en Farmacia con un Máster en Investigación de Enfermedades Infecciosas. Un friki apasionado de la nutrición y el deporte al que le encanta comer bien y disfrutar de los caprichos que da la vida sin olvidar la salud.

«El veneno está en la dosis»

¿Quieres ver todos mis retos?
¿Quieres saber cómo lo hago?

Los últimos serán los primeros…

¡Suscríbete y acaba con este dicho!

  • Sé el primero en enterarte de las novedades de Nutrición a lo Bestia
  • Recibe consejos gratuitos orientados a los retos de comida, la nutrición y el deporte
suscribirse a nutricion a lo bestia

Comentarios

avatar
1000
  ¿Quieres enterarte de todo lo que se comenta en este post?  
Notificar