El Periplo de los Desafíos

Reto El Castigo

reto super hamburguesa

LAS PATATAS INTERMINABLES

Reto El Castigo

    
Déjate de rollos, ¿es chungo el reto?

 No había pasado ni una semana desde que llegase de mi viaje por Andalucía en el que hice mi primer reto en Sevilla, y ya estaba poniendo fecha a mi próxima contienda gastronómica. El restaurante La Carne X Castigo, con el apoyo del instagramer Piraña Bolt, acababa de dar vida a una monstruosidad que bien podría sustituir a Freddy Krueger en Elm Street. Una super hamburguesa de seis pisos construida sobre un kilo de patatas fritas, a cuyo lado el reto Anauco no parecía ser más que un aperitivo.

 Se me debió de fundir un tornillo bajo el incisivo sol sureño, ya que se me disparó la confianza y me visualicé tragando sin complicaciones cada gramo de los 2,7 kilos que conformaban el desafío. Su aparente calidad, de la que presumían sus creadores, fue también uno de los alicientes para nublarme la razón.

 Como un barco que no puede evitar navegar hacia donde las sirenas cantan, rápidamente me puse en contacto con el local para ir y dejarme embelesar por su recién inaugurado reto de comida.

reto super hamburguesa la carne por castigo
Y así es como el navegante se dejó embaucar por la belleza de las sirenas…

El momento de prepararse había llegado...

 Casualmente, el fin de semana previo me había preparado en casa unos paninis gigantes que ni siquiera me atreví a pesar, los cuales me permitieron, sin saberlo, dilatar mi estómago y dejarlo preparado para la super hamburguesa.

paninis caseros reto de comida
Definitivamente, el calor andaluz me había derretido las neuronas

 La semana avanzó a buen ritmo y, el día anterior al desafío, me hallaba una vez más en frente de la nevera determinando cuántos platos iba a cocinar esa noche para realizar una última preparación. La decisión se estaba tornando dura debido a que estaba borracho de pereza.

 «Pues me inflo a sandía», reflexioné.

 ―¡Mira! He hecho unos muffins de estos sanos ―me sorprendió poco más tarde mi pareja―. ¿Quieres?

 Por supuesto, quería. Junto a la fruta, un pescadito y un revuelto de garbanzos, mi cena ya estaba resuelta.

preparacion reto de comida
4 kilos de sandía, por si las moscas… sobró, obviamente

¿Quién dijo miedo?

 Unas cuantas horas después me encontraba en La Carne X Castigo hablando con Nani, su simpático propietario.

 ―Oye, echa una firmita aquí ―me dijo al entregarme el documento que relataba las condiciones del reto.

reglas reto de comida
Seré sincero, hice la de leerme sólo la primera palabra de cada párrafo

 ―Si quieres, entra a la cocina a ver qué tal va todo ―me ofreció amablemente.

 «Conozcamos a la super hamburguesa», pensé mientras caminaba hacia las entrañas del local.

 Lejos de sentir un mínimo escalofrío, sufrí una pequeña erección emocional al ver toda una encimera repleta de platos rebosantes de carne, queso, bacon y otros sanísimos productos que iban a ser parte de mi desafío.

reto de comida la carne por castigo
«Hoy me salto la dieta con pértiga si hace falta»

 Dejé a los cocineros que hiciesen su obra de arte y me fui a disponer el escenario de batalla con la ayuda de mi chica.

No faltaría ni un gramo...

 Pocos minutos después, Nani apareció con su imponente “castigo” entre las manos. No pude evitar fijarme en cómo la super hamburguesa sudaba, literalmente, grasa. Para un finolis fitness de mi calaña, semejante cascada lipídica me producía sentimientos encontrados.

 ―Faltan unos 70 gramos para llegar a 2,7 kilos ―determinó el jefe al posar mi rival sobre una balanza―. No pasa nada, te freímos unas patatas en un momento para alcanzar el peso establecido.

 «No pasa nada, no», cavilé.

 En cuestión de segundos, dichas patatas fueron forjadas y la lucha iba a dar comienzo. 35 minutos marcarían la frontera entre la victoria y la derrota.

reto super hamburguesa
No sé a qué aspiro

Decidí ser previsor...

 No solo unas pocas personas esperaban expectantes el inicio del show a través de mi perfil de Instagram, sino que también había algún que otro espectador en el propio restaurante. Tal y como ocurrió cuando fui a por la hamburguesa gigante del Capitán Cook, mi estómago se había cerrado por los nervios, aunque menos que en aquella ocasión. Un precioso ejemplo de adaptación evolutiva, supongo.

 Sin más miramientos, empecé a alternar dentelladas entre los enormes aros de cebolla iniciales y el primer piso de carne, huevo y demás ingredientes.

reto super hamburguesa la carne por castigo
Fue aquí cuando comprendí por qué presumían de calidad

 «¿Canarias tiene el pico con mayor altitud de España? Pues en Sevilla la Nueva vamos a tener la montaña de patatas más alta», debió de pensar Nani al crear este reto.

 Dejar todo ese mazacote tuberculoso para el final probablemente no sería una buena idea, así que comencé a destruirlo sin dudarlo. Preveía que la tarea iba a ser complicada, por lo que preferí ser precavido y facilitar la deglución con un poco de kétchup.

 Entretanto, mis ataques mandibulares ya estaban dando guerra al segundo piso de la torre.

reto super hamburguesa
Las patatas, excesivas, sí, pero de las mejores que he probado

Protagonicé un espectáculo... lamentable

 Continué descendiendo por la grasienta mole disfrutando cada mordisco que daba. Todo parecía marchar adecuadamente hasta que me propuse montar un circo. Cogí otro sobre de kétchup con la intención de lubricar las patatas, pero entre su maravilloso “abre fácil” y lo pringadas que estaban mis manos, fui incapaz de abrirlo.

 ―A ver, colegui, que te ayudo ―anunció mi pareja.

 El chiste no llegó a su fin, pues el dichoso sobrecito ahora estaba impregnado de los restos de hamburguesa que habían dejado mis asquerosas zarpas.

 En efecto, ella tampoco consiguió abrirlo.

 Fue entonces cuando Nani acudió al rescate con unas tijeras gigantes, con las que finalmente pudimos cortar el envoltorio de la salsa.

 «No todos los héroes llevan capa», juzgué.

reto super hamburguesa sevilla la nueva
A todo esto, yo seguía devorando como si la cosa no fuera conmigo

Las patatas no parecían tener fin...

 Había demolido la mitad de la super hamburguesa, y quería hacer lo propio con el bulto de patatas, por lo que seguí arramplando con ellas.

 Qué ricas estaban, pero qué pesadas se hacían por momentos.

reto de comida la carne por castigo
«¿Por qué nunca veo el fondo?»

 ―Menudo ritmo ―bramó una chica―.  ¡Este va a hacer mejor tiempo que el Piraña!

 Piraña había inaugurado el desafío con un tiempo fácil de mejorar. Mi intención era superarlo y terminar en unos 20-25 minutos, pero en mi mente ya elucubraba la idea de que no iba a ser tan sencillo.

reto super hamburguesa la carne por castigo
En la primera mitad todos parecemos máquinas sobrehumanas comiendo

 Llevaba unos 10 minutos zampando y la cuarta planta del edificio hamburguesil ya era historia. Todavía quedaban dos más, pero eso no me preocupaba. Cada vez era más consciente de que la dificultad de este reto residía en la inabarcable fuente de patachuelas.

reto super hamburguesa sevilla la nueva
«¡Y sigo sin ver el fondo!»

 El esfuerzo por seguir deglutiendo iba progresivamente en aumento. No obstante, aún me notaba fuerte y con ganas de más.

 Sobre todo con ganas de más patatas.

reto de comida la carne por castigo
Qué rica la Coca-Cola cancerígena para paliar la saturación patatera

Rendirse no era una opción...

 Finiquité la penúltima carnaza y me eché más patatas a la boca. Ahora ya empezaba el verdadero desafío.

 ―Menuda bestialidad ―comentó un padre a su estupefacto hijo.

reto super hamburguesa la carne por castigo
La cara de fucker no sé a qué viene

 El fondo del plato ya se podía apreciar, pero todavía quedaba el siempre complicado último tramo. Ya no solo las patatas no eran bienvenidas en mi paladar, sino que el exceso de grasas saturadas había convertido también a la hamburguesa en un invitado no deseado.

 A pesar de las dificultades psicológicas, me mantuve firme y continué la cruenta batalla. Los segundos de repente corrían más rápido.

super hamburguesa reto de comida
No, no me estaba dando un infarto…… Creo

 Aunque llegué a ese punto en el que se mastica con nula eficacia y el crono se acerca peligrosamente al límite de tiempo, no dudé ni un instante de mis capacidades digestivas. Sabía que ese reto iba a ser mío.

¿Harto de las digestiones pesadas tras comer mucho?

Yo utilizo enzimas digestivas cuando hago retos de comida porque:

  • Disminuyen la pesadez
  • Alivian el dolor de tripa
  • Bajan la hinchazón
  • Aceleran la digestión

Aunque son inocuas para la mayoría, lee atentamente la información de seguridad que aparece en el enlace. Si tienes cualquier tipo de duda, contacta conmigo

Acabó la batalla entre orgullo y gula...

 Terminé de masacrar la super hamburguesa y me dirigí a por el último batallón de patatas. Ayudándome de pequeños sorbos de agua, pude finalmente poner fin a esta dura guerra en poco menos de 30 minutos.

reto super hamburguesa superado
¡9ª victoria!

 No me había sido posible cumplir mi objetivo de vencer en menos de 25 minutos. Sin embargo, comprendí a lo largo del reto que no era de los fáciles, por lo que estaba orgulloso de haberlo siquiera superado. Y más aún por ser el primero que lo hacía tras su inauguración.

 Antes de pasar a los postres, esperé a que mi chica cenase tranquilamente.

 ―Quiero pedir unas alitas y una hamburguesa ―me confesó―. Si me sobra… ¿querrías?

 La respuesta era obvia.

 Acabamos la velada felizmente compartiendo un brownie y un helado de medio litro que tuve que dejar a medias para no reventar.

restaurante la carne por castigo
La digestión estuvo muy guapa esa noche

 «Creo que ya va siendo hora de juntarme con algún otro insensato», medité a la mañana siguiente en mi segunda o tercera incursión al inodoro.

 «Pero… ¿con quién?».

Información sobre el reto

RESTAURANTE   <>   La Carne X Castigo Delivery

DIRECCIÓN   <>   C/General Asensio 19, local 8 (Sevilla la Nueva, Madrid)

REDES SOCIALES   <>  Instagram, Facebook

DIFICULTAD   <>     dificultad retos de comida

COMIDA   <>   una super hamburguesa con 6 carnes de 180g (1080g en total), 250g de bacon, 250g de queso cheddar, 6 huevos fritos y aros de cebolla, acompañada de 1kg de patatas fritas

PESO   <>   2,7kg

LÍMITE DE TIEMPO   <>  35 minutos

PRECIO   <>   32 euros

PREMIO   <>   comida del reto y 1 bebida gratis, y camiseta

¿Qué te ha parecido este post?

¡Tu valoración me ayuda mucho a crecer!

4
0

Puedes comentar lo que quieras más abajo

¡Sígueme en redes sociales para mucho más!

    
avatar personalizado de nutricion y salud a lo bestia
Raúl Tizón
Fundador de Nutrición a lo Bestia

 Soy graduado en Farmacia con un Máster en Investigación de Enfermedades Infecciosas. Un friki apasionado de la nutrición y el deporte al que le encanta comer bien y disfrutar de los caprichos que da la vida sin olvidar la salud.

«El veneno está en la dosis»

¿Quieres ver todos mis retos?
¿Quieres saber cómo lo hago?

Los últimos serán los primeros…

¡Suscríbete y acaba con este dicho!

suscribirse a nutricion a lo bestia
¿Quieres enterarte de todo lo que se comenta en este post?
Notificar
guest
2 Comments
más nuevo
más viejo
Inline Feedbacks
View all comments
manupor3
manupor3
8 meses desde que se escribió

Enhorabuena por la victoria!!! Muy divertido el relato del reto!! 😀

0

0