En Busca del Cheat Meal Perfecto

Reseña Restaurante Sandó

huevos benedict brunch sando restaurate
dibujo hamburguesa gigante

SANDÓ: BRUNCH EN MADRID

Donde el Desayuno y la Comida se Unen

No te enrolles, ¡abrevia colega!

 Muchos meses han pasado desde que mi pareja y yo tuviésemos ganas de probar un brunch en Madrid. Liberado de mi trabajo como farmacéutico de guardia los domingos, no hemos tardado en ponernos al lío (sobre todo ella, he de admitir) y buscar un local en el que ofreciesen este servicio. Motivados por las buenas referencias y la inclusión de un bufé, nos decantamos finalmente por el restaurante Sandó del Hotel Santo Domingo.

entrada a sando restaurante

 La palabra brunch surge de la combinación de breakfast (desayuno) y lunch (almuerzo). Es por ello que se define muy ingeniosamente como un desayuno tardío o una comida temprana en el que se mezclan recetas dulces y saladas. Su origen parece estar en las familias británicas de clase alta de finales del siglo XIX. Los domingos solían dar el día libre a sus sirvientes, los cuales preparaban por la mañana un bufé con platos tanto de desayuno como de comida para que sus jefes pudieran comerlos a lo largo del día. ¿Quieres saber más?

 Ubicado en pleno centro de Madrid, el restaurante Sandó dispone de dos entradas por las que acceder a su interior. Ambas presentan un curioso mecanismo de apertura de puertas, el cual ya da un aviso: no estás ante un garito de poca monta. Una vez entras, las sospechas se confirman al descubrir una amplia sala con un diseño muy elegante y bien cuidado.

interior sando restaurante
Prima la elegancia

 En Sandó se esfuerzan por hacer que tu visita sea lo más agradable posible. Cuidan todos los detalles, desde la comodidad de los asientos y la adecuada separación entre mesas para brindar intimidad hasta la sosegada música ambiental. Es fácil sentirse abrigado por el ambiente cálido y apacible.

decoracion sando restaurante
La comodidad del comensal es otra de las prioridades

 El brunch incluye un zumo de naranja o cava, un café o infusión, un plato principal de entre los tres presentes en la carta y un bufé con diferentes productos dulces y salados. La carta es extensa en comida, aunque limitada en bebida.

carta sando restaurante
Carta

 Los principales pueden ser pedidos en cualquier momento, mientras que el zumo o el cava se sirven al principio y el café o la infusión al final. Existe la posibilidad de pedir un vaso de leche solo o, incluso, un Cola Cao en vez del café.

 Dada mi enfermiza pasión por la carne emparedada, la elección de mi principal fue la hamburguesa de cebón. Una construcción con unos 200g de una carne con un punto muy bien logrado. La combinación es poco arriesgada, con ingredientes típicos como bacon, tomate, cebolla y queso americano fundido. Todo ello encerrado en un pan de semillas de sésamo.

 La carne es tierna, aunque no despunta en sabor. En su conjunto, la hamburguesa está rica y cumple con el mínimo de calidad exigible en un local no especializado como éste. Las patatas fritas, de corte casero, son de las que envician, tanto por su buen gusto como por su adecuado punto de sal.

hamburguesa sando restaurante
Hamburguesa de cebón

 Mi acompañante se decantó por los huevos benedictinos. Un clásico en el mundo del brunch que en Sandó modifican incorporando tempura de verduras. Una receta sencilla pero efectiva, con una suave salsa holandesa que da un toque sabroso. La fritura no se hace pesada ni genera la incómoda sensación de estar masticando aceite. Merece la pena probarlos.

huevos benedict sando restaurante
Huevo benedict con tempura de verduras

 Con respecto al bufé, no es demasiado variado, pero sí suficiente. Incluye platos fríos y calientes, diferentes tipos de panes y elementos dulces como fruta o bollería.

sando brunch en madrid
Área principal del bufé. Difícil no sonreír con ese banquete delante

¿Sabías que los probióticos y las enzimas cuidan el aparato digestivo?

Tal y como explico en este post, mejoran las digestiones tras comidas copiosas
Yo, personalmente, utilizo estos probióticos y estas enzimas en los retos, ya que me facilitan la digestión y me disminuyen la pesadez, la hinchazón, el dolor de tripa...
Te los recomiendo encarecidamente si tienes pensado hacer una comilona
Si tienes dudas acerca de si puedes tomarlos, contacta conmigo
probioticos y enzimas para cuidar el digestivo en un reto de comida
Si tienes dudas acerca de si puedes tomarlos, contacta conmigo

 Lo primero que encontramos en el extremo derecho son dos fuentes de ensaladas, una de pasta y otra de arroz. Constituyen mezclas interesantes, frescas y de buen sabor. Están separadas por una bandeja de jamón york y una rueda de queso fresco. Componentes simples de los que poco se puede decir. Entran en la media de esta clase de productos.

ensaladas sando brunch en madrid
Ensaladas, queso fresco y jamón york

 Acto seguido tenemos los huevos revueltos y el bacon, los dos únicos platos calientes. El bacon está bien cocinado y los huevos tienen una agradable y ligera cremosidad.

brunch en madrid restaurante sando
Huevos revueltos y bacon

 A su izquierda disponemos de una cesta con tres tipos de panes de molde: multicereales, blanco y de centeno. El blanco tiene una corteza dura difícil de masticar, siendo el multicereales el más rico y con mejor textura. Como punto negativo para aquellos a los que nos gusta darle un golpe de calor al pan, cabe señalar que no hay tostadora. Lo que no falta es un buen cuenco con una simple pero disfrutable salsa de tomate natural, acompañado de una botella de aceite de oliva virgen extra.

 La siguiente parada la protagonizan la bollería y los minienvases individuales de mantequilla, miel de flores y mermeladas varias. La cesta de bollos es poco diversa, con solo cruasanes y napolitanas de chocolate y crema. Aunque no parecen ser de elaboración casera, en concreto los cruasanes son crujientitos y destacan algo más por su sabor.

panes y bolleria brunch en madrid sando
Panes y bollería

 Volviendo a lo salado, en el bloque posterior hay una selección de embutidos nada desdeñable. Las piezas son las típicas, como lomo o jamón serrano, siendo remarcable la variedad de quesos, con algunos más suaves y otros más fuertes.

embutidos sando brunch en madrid
Tablas de embutidos

 Aquí termina la parte salada del bufé, que da paso a un saludable repertorio de frutas en y fuera de temporada cómodamente dispuestas para su consumo. A su lado están los yogures. Aquí se encuentra uno de los puntos fuertes del brunch, ya que, aparte de opciones de elaboración industrial, hay yogur natural casero. Rico, cremoso y mucho más sano que los otros.

postres brunch sando en madrid
Yogures y fruta

 La mesa cierra su extremo izquierdo con unas jarras de agua y hielo y los cereales. De estos últimos hay dos tipos, unos del estilo de los Corn Flakes y otros con frutos secos y fruta deshidratada. La segunda opción casa perfectamente con el yogur natural.

brunch del restaurante sando
Jarras y cereales

 Por si fuera poco, el local dispone de una zona anexa a ésta con una pequeña mesa con postres más elaborados que van rotando según el día. Nosotros pudimos probar una tarta de queso y otra de chocolate que, si bien están buenas, no sobresalen. Por otro lado, degustamos unas copitas rellenas de diferentes recetas dulces. En general son bastante empalagosas, con una textura espumosa muy espesa.

postres del restaurante sando brunch en madrid
Postres elaborados para los más golosos

 La presentación del bufé está muy bien cuidada. Predomina el uso de racimos de guindas, lechuga y rodajas de naranja para dar un toque estético. Se pretende con ello disuadir la idea de estar en un bufé cutre y, de hecho, se consigue. Por otra parte, la vajilla se distribuye de manera práctica. Su limpieza es correcta, por lo que es raro encontrar restos de comida o lamparones de grasa en los platos y demás cacharrería.

 De bebida inicial elegimos zumo de naranja, que no está demasiado ácido ni dulce. Un término medio idóneo para los que lo tomamos a palo seco sin añadir endulzantes. Para cerrar la velada pedimos un café y un Cola Cao. Nada fuera de lo común.

 Echamos de menos una jarra de leche en el bufé, aunque existe la posibilidad de pedir que te traigan un buen vaso a la mesa. Tampoco puede servirse uno mismo el zumo o el café que quiera, pero los camareros se muestran abiertos en todo momento a que no te falte de nada.

 En el bufé la cantidad de comida es ilimitada, con una calidad media. No nos engañemos, ya sólo con esto uno puede acabar tan hinchado que tenga dificultades para caber por la puerta al salir del restaurante.

algunos platos del brunch en madrid del restaurante sando
Me gusta probar, así que todo lo que ofrecía el bufé pasó por mis fauces

 Pero hay que tener cuidado, ya que los platos principales, además de ganar en calidad, son de un tamaño más que considerables teniendo en cuenta el total del servicio. La experiencia puede convertirse en una auténtica maratón gastronómica en la que hay que dosificarse bien si se quiere llegar al final. Ojo aquellos que no estéis acostumbrados a comer mucho.

 El precio es algo elevado (28€), aunque en parte justificado por la inclusión de un plato de carta además del bufé.

 Los camareros son muy agradables y serviciales. No tienen problemas a la hora de responder cualquier tipo de duda sobre los productos de la carta o el bufé. En cuanto a la velocidad del servicio, los platos no tardan en salir de la cocina, y las bandejas del bufé son renovadas con relativa rapidez.

 El restaurante Sandó ofrece también comidas, cenas y, además, una zona de barra. El brunch solo lo sirven los domingos de 12:30 a 15:30, siendo necesario reservar. Es muy aconsejable hacerlo a través de la web de Feverup si es posible, ya que se rebaja el precio a 22€. Una auténtica ofertaza.

 El restaurante Sandó del Hotel Santo Domingo supone una buena opción si lo que se quiere es disfrutar de un famoso brunch en el centro de Madrid y probar platos típicos como los huevos benedictinos. Su bufé, que no está nada mal, permite ponerse como el quico y coger fuerzas para explorar las calles madrileñas durante el resto del día. Pero ojo, ¡recuerda dejar sitio para el plato principal!

El restaurante Sandó ofrece un brunch los domingos en Madrid que incluye un bufé y un plato principal a elegir entre tres. El precio es algo elevado (28€), aunque la rebaja es importante si se reserva a través de Feverup (22€). En cualquier caso, es un lugar idóneo para catar por primera vez un brunch, siendo recomendable probar su receta de huevos benedictinos, típicos en estas comidas. Aviso: ¡ven con hambre!

Dirección: Calle de Isabel la Católica 2-4 (Madrid)

Redes socialesWeb, Instagram, Facebook, Twitter

¿Qué te ha parecido este post?

¡Tu valoración me ayuda mucho a crecer!

2
0

Puedes comentar lo que quieras más abajo

¡Comparte si te ha gustado!

avatar personalizado de nutricion y salud a lo bestia
Raúl Tizón
Fundador de Nutrición a lo Bestia

 Soy graduado en Farmacia con un Máster en Investigación de Enfermedades Infecciosas. Un friki apasionado de la nutrición y el deporte al que le encanta comer bien y disfrutar de los caprichos que da la vida sin olvidar la salud.

«El veneno está en la dosis»

Mira estas reseñas, ¡qué pinta!

¿Quieres ver todas las reseñas?
¿Quieres ver mis retos de comida?

Los últimos serán los primeros…

¡Suscríbete y acaba con este dicho!

  • Sé el primero en enterarte de las novedades de Nutrición a lo Bestia
  • Recibe consejos gratuitos orientados a los retos de comida, la nutrición y el deporte
suscribirse a nutricion a lo bestia

Comentarios

avatar
1000
  ¿Quieres enterarte de todo lo que se comenta en este post?  
Notificar